El camino de la fe en un país no cristiano (parte 4)

P. Ignacio Martínez Báez. MG

Encuentros con algunos japoneses que me han ayudado a profundizar en mi camino de fe

Introducción.

En este cuarto testimonio les platicaré mi encuentro con Yogo Hisanori. Nos conocimos en el Seminario Interdiocesano de Tokyo, que es el centro de formación sacerdotal para el clero diocesano de Japón, él cursaba 3er año de Teología y yo, recién llegado, el 1er año, desde un principio Hisanori siempre se mostró muy amable con nosotros, como era de los alumnos que mejor dominaban el idioma inglés, teníamos más medios de comunicación con él, así fue como fuimos creciendo en nuestra amistad.

Poco a poco fui conociendo la historia de su vida, él se bautizó ya cuando estaba en la universidad, de hecho interrumpió sus estudios de medicina en la más prestigiosa universidad de Japón, para entrar al seminario, hecho un tanto extraño, dado que estudiar Medicina y en la Universidad de Tokyo, equivale a ser parte de una elite que tiene ya asegurado perpetuamente un puesto importante en la sociedad japonesa.

Sin embargo, eso para él no significaba mucho ante la alegría de la fe y sobre todo, de sentir el llamado de Dios para la vida sacerdotal.

Recuerdo que cuando llegó el período de vacaciones en el seminario, todos regresábamos con nuestras respectivas familias, nosotros, otro compañero mexicano y yo, seminaristas de Misioneros de Guadalupe, regresábamos con mucho gusto a la casa regional donde vive nuestro superior y de ahí dedicar el tiempo necesario para el descanso, la convivencia y el servicio con nuestra comunidad MG que es nuestra verdadera familia en Japón.

Igualmente nuestros demás compañeros regresaban a sus respectivas diócesis y con sus familias obviamente, sin embargo, Hisanori, aparte de ayudar en lo que le pedía su diócesis no tenía con quien pasar sus vacaciones, pues su familia nunca estuvo de acuerdo en que él se bautizara y mucho menos que entrara al seminario, así que su relación familiar se volvió muy tensa por el hecho de abrazar la fe, por lo cual le era muy difícil estar en contacto con sus familiares que consideraban que Hisanori había traicionado las costumbres y creencias de su familia al aceptar la fe de otra religión y sobre todo, que había traicionado sus expectativas profesionales al dejar una carrera y un futuro tan prometedor.

Sin embargo, a Hisanori eso no le preocupaba mucho, pues había encontrado ese gran tesoro del que nos habla el Evangelio y estuvo dispuesto a dejar todo por obtenerlo, incluso a costa de la oposición de su familia y de un futuro lleno de gloria y reconocimientos humanos.

Así como él hay muchas personas que tienen que vivir su fe y su relación con Cristo en medio de la oposición y el descrédito tanto de sus amigos, compañeros e incluso sus propios familiares, así como de la misma sociedad japonesa en la que viven inmersos.

Este testimonio de fe y humildad de este buen compañero siempre me impactó, pues yo no puedo concebir mi proceso vocacional sin el cariño y apoyo de mi familia y de muchas otras personas que en México especialmente, alientan mi vocación sacerdotal misionera.

No cabe duda que creer en Jesucristo no es fácil, en un país como Japón, sin embargo, hay gente dispuesta a seguir plenamente a Jesús, aunque eso implique renuncias y rupturas muy dolorosas, nosotros los misioneros no podemos ser ajenos e indiferentes a las implicaciones que tiene el proceso de conversión, y los sufrimientos que conlleva en el momento de compartir el Evangelio a nuestros hermanos japoneses.

Hasta la próxima........

Atentamente en Cristo Misionero. P. Ignacio Martínez Báez. MG

Director Espiritual del Seminario Menor de Misiones Extranjeras.
(Misioneros de Guadalupe)
Guadalajara Jalisco.


El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player





Recibir boletín:
Dejar de recibir boletín

Facebook Twitter
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player