La religiosidad de los mexicanos y el Año de la Fe

Monseñor Pedro Agustín Rivera Díaz

En 1990 en su segunda visita a México, el Papa Juan Pablo II, después de Beatificar al mensajero dela Virgen, el indito Juan Diego y a los Niños de Tlaxcala, dijo al pueblo de México, ‘México siempre Fiel’. Su Santidad Benedicto XVI que con su brillante mente y noble corazón nos ha invitado a Celebrar el Año de la Fe. En su visita a México en 2012 (de la cual, en anterior colaboración les expuse 31 tareas a realizar que nos dejo el Santo Padre), también reconoció el fervor de la fidelidad mexicana y nos habló de la importancia del Año de la Fe. Esta realidad es un fuerte compromiso, definitivamente, porque además aunque seamos fieles, siempre podemos ser más fieles y de eso se trata el Año de la Fe.

El Año de la Fe no parte de cero, realmente está la Fe de tantos católicos en el mundo entero, pero hay que reconocer que a veces es una Fe muy superficial, fidelidad superficial, que en muchos lugares hay ignorancia sobre la Fe y por eso el Año de la Fe es tan importante porque dice el Papa ‘tenemos que retomar lo que ya sabemos, tenemos que conocerlo para poder vivenciarlo mejor y para poder compartirlo con los demás’. Por eso el Año de la fe es tan importante, porque a nivel interno nos va a fortalecer y nos va a dar la unidad, nos refuerza en el mismo lenguaje, por lo mismo va hacer que compartamos más fácilmente el Evangelio y al hacerlo vida podamos dar testimonio de lo que creemos, pero si así es entonces el Año de la Fe es también un año en donde se tiene que incrementar el Testimonio de Santidad de todos los Bautizados.

Dios es Santo, por lo tanto el Testimonio de la Santidad será el fruto de conocer y vivenciar esto que nosotros creemos, máxime que la Fe no es un conjunto de ideas de pensamientos de enseñanzas, es sobre todo una persona y en esto los Sacramentos son fundamentales, vivir los Sacramentos, ¿qué es un Sacramento?, son acciones de Cristo que se realizan en la Iglesia y de ésta manera cada uno de nosotros siempre tendremos que ir reconociendo, nuestro papel en cuanto que hemos recibido un Sacramento o que lo podemos compartir en el caso de los Sacerdotes, de los Obispos, de los Diáconos.

San Pablo dice que todo lo que hagamos lo hagamos para Gloria de Dios y efectivamente somos un pueblo muy creyente que festeja el nacimiento de un hijo, somos un pueblo que festeja el cumpleaños de cada uno de los miembros de su familia, entonces nos encontramos en éstos –podríamos llamarle-, Actos Litúrgicos, como lo es también la presentación de los niños a los tres años, la celebración de los XVI Años de las jovencitas; cuando alguien termina una carreara, cuando llega el 12 de diciembre, cuando muere uno de nuestros seres queridos y entonces pues nos vamos encontrando como hay muchos elementos que nos acercan a la Fe, como por ejemplo en todas las fábricas, en todos los negocios grandes o pequeños un altarcito a la Virgen de Guadalupe, al Sagrado Corazón de Jesús, al Señor de la Misericordia, a alguno de los Santos por ejemplo a San Judas Tadeo.

Sí, somos un pueblo que de diversas maneras manifiesta su Fe y manifiesta la alegría que brota de la Fe, porque Dios es el Dios de la Vida y los mexicanos sabemos celebrar la vida y la Celebramos especialmente en la vivencia de los Sacramentos y de los Sacramentales que ya les he mencionado. Hasta la próxima y Feliz Año de la Fe. ¡Jesús, que todos te amen y reconozcan es la única recompensa que quiero!

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player





Recibir boletín:
Dejar de recibir boletín

Facebook Twitter
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player